Chaqué: ¿Cuándo y cómo?

Cierto es que os novios suelen tardar menos a la hora de preparar su estilismo para el gran día. Mientras que la novia pasa por infinitas pruebas de vestuario hasta que se decide por el vestido perfecto, para el novio el proceso de elección suele resultar bastante más sencillo. Sin embargo, son muchos los quebraderos de cabeza que también pueden surgir. ¿Mejor traje o chaqué? ¿Cuáles son las tonalidades más adecuadas? Y la corbata, ¿tiene que ser de alguna manera en concreto?

Antes de resolver cada duda, es importante tener muy en cuenta que los que marcan la etiqueta del novio son los propios anfitriones. Ellos deciden el tipo de ceremonia que quieren celebrar y todo lo que esta conlleva, por lo que es el novio el que escoge el tipo de prenda que quiere llevar. Por supuesto que la elección del chaqué depende en gran parte del momento del día en que se cebra la boda, pero es aún más importante la formalidad que se le quiera dar a la ceremonia. No sería lo más correcto decantarse por un chaqué para una boda de estilo completamente informal, ni tampoco optar por un traje para una ceremonia solemne.

El chaqué negro es ahora opcional

Aunque el color tradicional del chaqué ha sido siempre el negro, el mundo de la moda no deja de avanzar y evolucionar, incorporando variaciones y promoviendo nuevas tendencias. Las tonalidades grises y azules son ahora una opción cada vez más demandada por los novios que, manteniendo la línea elegante y formal, optan por dar un aire fresco e innovador a su look. Como ves, los colores oscuros son los adecuados, así como el negro, el gris marengo y el azul marino. Una chaqueta blanca podría resultar inoportuna y quitarle elegancia al look.

La corbata, el claro transmisor de la personalidad

Una vez elegido el tono, es momento de buscar la camisa. Ojo, ¡siempre blanca! No le des muchas vueltas y ve a por la opción que, sin duda, nunca falla. Camisa blanca, con cuello italiano y puño doble, complementada con unos gemelos acordes al look, preferiblemente discretos.

Del mismo modo que esta parte del protocolo está muy establecida, la elección de la corbata es la más libre. Originalmente, la más clásica era la gris, mientras que ahora se apuesta cada vez más por los colores claros y vivos, normalmente lisos, aunque también estampados, con topos o rayas oblicuas. Esta parte del look es uno de los accesorios que más transmiten la personalidad del que lo lleva, por lo que lo mejor es encontrar una corbata con la que el novio se identifique, pero que tampoco se convierta en la gran protagonista del look.

¡Un calzado cualquiera no!

Respondiendo a una de las dudas con las que más nos solemos encontrar en nuestro día a día, debes saber que los zapatos han de ser siempre negros, de cordones y con la puntera redondeada tipo Oxford. Aunque cada vez existen más variaciones y apuestas alocadas, queremos recordarte que, ante la duda, optes siempre por lo clásico, lo de toda la vida. Nunca falla. Recuerda también tratarlos con crema y sacarles brillo con un paño el día anterior. Es importante que estén impecables; si puede ser, que brillen.

Como ves, la vestimenta cuyo origen se remonta al siglo XIX, donde se utilizaba para montar a caballo en la corte británica, representa ahora la máxima etiqueta para el hombre en todos los actos de mañana y tarde. Si quieres ir clásico y elegante, no dudes en decantarte por el chaqué. En Chaques.net confeccionamos chaqués a medida para nuestros clientes y disponemos de una amplia variedad de accesorios y complementos para hacer aún más especial el look. Llevamos años especializados en el alquiler de chaqués en Madrid, aconsejando y creando los looks más adecuados para cada cliente. ¡No dudes en contar con nosotros para tu gran día!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.