Alquiler de Chaqués

Chaque clásico

Es la indumentaria de máxima etiqueta para el hombre. En nuestra tienda podrás encontrar diferentes combinaciones de pantalón y levitas con 50 colores a elegir de chalecos, tanto cruzados como rectos.  Pero para elegir la combinación perfecta, ¿sabes las partes que necesitas para vestir de chaqué?

  • La levita: se trata de la parte del traje que más se ve por ser la más grande. Cuenta con una cola que es larga y redondeada en su terminación. Cuenta con un solo botón a la altura del ombligo. En la parte delantera cuenta con dos solapas clásicas, con un corte superior que divide los dos faldones que dan forma a la levita. Esta es la parte que menos flexibilidad permite a la hora de elegir el que mejor se adapte a nuestros gustos.
  • El chaleco: esta parte del chaqué permite más modificaciones que la anterior. Pueden ser rectos o cruzados con tres o incluso más botones. Si seguimos estrictamente el protocolo, el chaqué deberá ir del mismo color que el resto de elementos del chaqué, pero es cierto que actualmente, sobre todo entre los hombres más jóvenes se están eligiendo colores diferentes para resaltar esta parte del traje y que el conjunto resulte más llamativo
  • El pantalón: lo habitual es que o bien sea de un tono liso, o bien con rayas verticales, siempre a juego con la levita. Lo que será fundamental es que cuente con una pinza y que los bajos nunca cuenten con una vuelta. El pantalón de un chaqué no permite cinturón pero sí tirantes.
  • La corbata: contamos con total libertad para este accesorio. La tendencia actual es llevarla de colores vivos y claros. En cuanto a los estampados pueden utilizarse topos o incluso rayas oblicuas aunque lo normal sean las corbatas lisas. Es la parte del chaqué con la que podremos restarle seriedad y añadirle originalidad. Las corbatas han de ser anchas, es imprescindible que el nudo quede bien ajustado al cuello recto y perfectamente anudado.
  • La camisa: las tres normas fundamentales para elegir una buena camisa han de ser, que sea blanca, ya que el blanco es el color más sobrio que podemos encontrar y siempre nos combinará con cualquier color o estampado que elijamos para el resto de elementos. Que tenga cuello italiano, ya que es el cuello que más rigidez nos otorga y de esta forma no tendremos problemas a la hora de colocar la corbata con doble nudo. Por último que cuente con puño doble, es fundamental para poderlo cerrar correctamente con gemelos.